Rey Juan Carlos de España abdica en favor del príncipe Felipe de Borbón

El monarca tomó la decisión a los 76 años, tras casi cuatro décadas en el trono y varios problemas de salud.

El rey Juan Carlos de España, de 76 años, cuya imagen se vio empañada en los últimos años por los escándalos, anunció hoy su abdicación en su hijo, el príncipe Felipe, aludiendo a un deseo “de renovación, de superación, de corregir errores”.

Juan Carlos I, coronado con 37 años el 22 de noviembre de 1975 tras la muerte del dictador Francisco Franco, construyó su popularidad conduciendo con pulso firme la transición de España hacia la democracia.

Sin embargo, en los últimos tiempos se vio sacudido por incensantes problemas de salud y por varios escándalos, encabezados por la investigación por presunta corrupción a su yerno Iñaki Urdangarin, que salpicó a su hija menor, la infanta Cristina.

He decidido poner fin a mi reinado y abdicar la corona de España”, *anunció en una breve declaración televisada en la que *aludió a “la larga y profunda crisis económica” que sufre España y durante la cual vio caer su popularidad.

Estos difíciles años nos han permitido hacer un balance autocrítico de nuestros errores y de nuestras limitaciones como sociedad”, aseguró, con semblante serio, en un sobrio discurso desde el Palacio de la Zarzuela en Madrid.

“Todo ello ha despertado en nosotros un impulso de renovación, de superación, de corregir errores y abrir camino a un futuro decididamente mejor”, agregó, llamando a “pasar a la primera línea a una generación más joven, con nuevas energías, decidida a emprender con determinación las transformaciones y reformas”.

El príncipe de Asturias, de 46 años, que junto a la princesa Letizia, quien se convertirá en la primera reina de España de origen plebeyo, logró mantenerse al margen de los escándalos y vio aumentar su popularidad a medida que caía la de su padre, será nombrado próximamente nuevo monarca de España bajo el nombre de Felipe VI.

Mi hijo Felipe, heredero de la corona, encarna la estabilidad que es seña de identidad de la institución monárquica”, aseguró Juan Carlos quien había dicho hasta muy recientemente que no abdicaría.