Reformarán Perú-Petro para reactivar la producción petrolera

La empresa estatal ofrece reducir regalías y presenta nueve productos para captar inversión de forma inmediata

La empresa estatal Perú-Petro ha puesto en marcha una reforma con la que busca reactivar la inversión en el sector hidrocarburos, cuya producción cayó 29,6% interanual en el período enero-noviembre del 2016.

La reforma, presentada ayer en una reunión con poco más de un centenar de contratistas, está basada en tres pilares: cambios normativos, fortalecimiento institucional y la ejecución de un plan nacional de hidrocarburos.

En lo normativo, Perú-Petro busca actualizar la ley de hidrocarburos de 1993 y la ley de canon, para que este sea aprovechado más allá de la zona de influencia y antes del desarrollo del proyecto, explicó Milton Rodríguez, gerente general de la institución. Indicó que elaboran propuestas para el Ministerio de Energía y Minas, que serán presentadas en la nueva legislatura.

Entre estas, destacó el reglamento de regalías y retribución. “Estamos detrás de encontrar una fórmula. Ya la van a poder mirar y la vamos a discutir. Ahora la está trabajando un consultor externo”, sostuvo. Apuntó que estaría lista a fines de este trimestre.

En cuanto al fortalecimiento y redefinición del rol de Perú-Petro, se busca que la opinión de esta entidad se vuelva vinculante en proyectos de infraestructura, como los energéticos, que podrían alimentar con electricidad las operaciones hidrocarburíferas, incluido el Oleoducto Norperuano.

Otra estrategia de la empresa es el escalamiento en el país de las experiencias latinoamericanas –con la colombiana como principal referente– en la promoción de la inversión en el sector. Para esto, han elaborado un benchmark regional con el que planean sacar ventajas. “Deberíamos tratar de identificar quiénes son los interesados [en invertir] para ir detrás de ellos”, indicó. Añadió que han creado una lista de nueve productos hidrocarburíferos [ver infografía] para ofrecer a los potenciales inversionistas.

Sobre el plan nacional de hidrocarburos, explicó que estará asociado a una mayor presencia de Perú-Petro en la evaluación del potencial hidrocarburífero del país. Perú-Petro busca recuperar esta función, delegada a las regiones tras la descentralización administrativa del 2006.

“Consideramos que es indispensable que se genere más información”, dijo Rodríguez en relación con el potencial del sector, que hoy asciende a 10.000 millones de barriles por año, según las estimaciones de Perú-Petro.

Perú-Petro confía en que implementará esos cambios hasta el tercer trimestre de este año. “¿Cómo hacemos para ser el triple de los que estamos acá? Nos tenemos que asegurar que seamos más compañías para mover la actividad”, señaló Rodríguez al público de la reunión sectorial.

Corto plazo

Para “atender las preocupaciones inmediatas del sector”, Perú-Petro también esbozó un plan de rápido impacto de dos medidas.

La primera es una reducción en las regalías, a la que el contratista puede acceder siempre que presente una propuesta de proyecto que resulte un “ganar-ganar” también para el Estado. El incentivo está orientado a operaciones nuevas y en curso que incrementen la exploración y la explotación en la cuenca del noroeste [Talara, en particular].

En la selva, Perú-Petro quiere estimular el adelanto del inicio de nuevas operaciones en los próximos tres años. Al incentivo podrán asimismo acogerse empresas en cualquier cuenca hidrocarburífera que decidan ejecutar inversiones adicionales en sus planes mínimos de trabajo y de explotación, así como para los descubrimientos de yacimientos en los próximos cuatro años.  

La segunda medida, el plan para la contratación de áreas 2017-2018, apunta a atraer inversión en nueve productos específicos, como el petróleo de esquisto. De forma paralela, Perú-Petro expondrá el potencial de áreas específicas: 30 áreas de frontera promocionadas para convenios de evaluación técnica y 24 áreas semiexploradas para contratos.

Según explicó Leyla Pérez Nájar, gerenta de Contratación, la empresa estatal evalúa alentar la inversión mediante la firma de convenios de evaluación técnica, en zonas donde no se cuente con participación ciudadana ni consulta previa “para ganar tiempo”.

“Para que después, una vez desarrollada la participación ciudadana y la consulta previa, se haga el enganche de frente con el contrato de licencia”, precisó. Agregó que analizan la posibilidad de que algunas de las obligaciones del convenio sean acreditadas en el contrato de licencia.

Afirmó que esperan comenzar a promocionar el portafolio al final de este trimestre. Aún no han definido si lo harán vía licitaciones, ya que se inclinan hacia procedimientos de negociación directa. “Estamos haciendo consultorías para ver qué les interesa a los contratistas extranjeros; qué condiciones esperan recibir para volver a invertir con nosotros”, sostuvo la gerenta.

Reacciones

Aunque la iniciativa de reforma fue calificada de positiva, el sector privado presente en la reunión también tuvo críticas. “No han resuelto el tema de las regalías aplicables a la producción actual. Hay empresas con regalías de 49,50%, pero están en pérdidas. ¿De dónde van a sacar caja”, dijo Germán Barrios, socio del estudio Barrios y Fuentes Abogados.

Carlos Gonzales, gerente de Enerconsult, reclamó que los incentivos no incluyan proyectos gasíferos.

En tanto, Felipe Cantuarias, presidente de la Sociedad Peruana de Hidrocarburos, observó que el sector tiene expectativas más concretas. “Habría sido ideal tener un mensaje claro con sentido político del gobierno de hacia dónde se quiere ir”, sostuvo.