'El Qhapaq Ñan de la costa', por Gonzalo Torres del Pino

"Cuando los españoles llegaron a estas tierras, una de las cosas que más les llamó la atención fue la red vial", dice Torres

La mayor parte de la carretera Panamericana que pasa por nuestro país se asentó sobre los viejos caminos longitudinales de la costa que se utilizaron durante el virreinato. A su vez, la moderna vía está asentada sobre el Qhapaq Ñan de la costa, que formó parte de la red vial incaica cuyo tramo más famoso es el que recorría los Andes. Ambas calzadas históricas se unían por caminos transversales.

Cuando los españoles llegaron a estas tierras, una de las cosas que más les llamó la atención fue la red vial. Puedo afirmar sin equivocarme que, en su mayor parte, cuando manejamos por la carretera Panamericana (por la vieja, con mayor seguridad) estamos utilizando el mismo lugar por el que transitaron nuestros ancestros.

Esta carretera cobra especial relevancia en verano cuando miles de limeños escapan de la ciudad para irse a las playas del sur, tanto que desde hace un buen tiempo existe el plan del cambio de sentido los domingos.

Yo soy uno de esos miles que también la utiliza y veo los cambios, las particularidades, los errores y lo que se repite año a año. Van mejorando los peajes, modernizándose y educando a la vez al público con este sistema de cobro electrónico. En otros países el ratio de los que pagan con efectivo versus electrónico es al revés, pero llegar a eso tomará un tiempo. Mientras tanto, la mayoría sigue haciendo su colita, pagando su sencillo y quejándose de que por qué no hay fluidez.

Más allá, las carreteras se van llenando de negocios o viviendas a su vera, cuando es necesaria una zona de amortiguamiento o restrictiva, y hacerla cumplir; sino le sucederá como a las vías del tren a la sierra sin posibilidad de construir más vías paralelas. Por ejemplo, hubiese sido óptimo ese espacio para un tren eléctrico urbano sin necesidad de subterráneos o elevaciones.

En Asia se incendió el local de Wong en el boulevard, y por ese motivo nos enteramos de que desde hace un año siguen esperando inaugurar la estación de bomberos. Después del incendio, siguen esperando.

¿A quién se le ocurrió hacer un desvío a todos los carros más allá del kilómetro 100 para entrar a ese control del Ministerio de Agricultura y verificar si es que los camiones llevan la mosca de la fruta? ¿No podían hacer que solo los camiones y buses pasaran por ahí? Alguien debió haber mandado un oficio muy molesto para que no le frieguen el verano porque ya no lo están haciendo.

¿Se acuerdan del puente que se cayó de la quebrada Topará antes de entrar a Chincha? Dijeron que en seis meses lo reponían y que iban a hacer una exhaustiva investigación para averiguar las causas y responsabilidades. Ni lo uno ni lo otro aún.

Otra cosa, con el mayor respeto: ¡dejen de utilizar el carril de emergencia como una vía libre para pisar el acelerador! Y después se quejan de la informalidad y de que todo el mundo hace lo que le da la gana. Cosas del Qhapaq Ñan.