Gobierno es “absolutamente débil” ante violencia en Venezuela

Para el ex canciller Gonzales Posada, Bruce y el internacionalista Velit, Humala debió condenar abusos de régimen de Maduro

La posición del Gobierno peruano sobre las acciones represivas perpetradas por el régimen de Nicolás Maduro en contra de la sociedad civil en Venezuela “es absolutamente débil y no expresa el sentir del pueblo del Perú”, sostuvo hoy el internacionalista Ernesto Velit.

“Yo no sé cuáles serán los compromisos del presidente Ollanta Humala con Maduro, pero este comunicado debió expresar la posición del  Perú. Un país democrático y respetuoso de los derechos humanos debe denunciar y condenar esta clase de hechos. Aquí no hay amistad que valga”, manifestó en diálogo con El Comercio.

Velit afirmó que un país democrático como el Perú “está obligado a denunciar los hechos de violencia en Venezuela”.

“Si vamos a tener esos silencios cómplices no vamos a construir una región integrada. El gobierno, así sea amigo o cercano ideológicamente, que no respete los derechos humanos debe ser denunciado. El silencio, la tibieza de este comunicado, nos hace cómplices”, expresó.

El comunicado emitido ayer lamentó la violencia desatada en Venezuela y expresó los "más fervientes votos" del Gobierno "para el pleno restablecimiento de la paz social en todo el país, en un marco de legalidad y tolerancia".

“TIMIDEZ DIPLOMÁTICA”
El ex canciller Luis Gonzales Posada consideró que el Gobierno Peruano debió exigirle a Maduro que respete los derechos fundamentales, entre ellos a la vida y a la libertad de expresión.

“El punto fundamental del comunicado debió ser que se respete la vida y la libertad de expresión. Como medidas concretas se pudo exigir el desarme de estas bandas paramilitares vinculadas al chavismo, que se pasean en motos y disparan a los manifestantes. Es lamentable, que el comunicado no diga nada sobre ello”, dijo a este Diario.

Gonzales Posada también exhortó al Ejecutivo a aclarar si consintió el comunicado de la (Unión de Naciones Suramericanas) Unasur, que respalda al régimen de Maduro.

Asimismo, sugirió que la Organización de Estados Americanos (OEA) convoque a su comisión permanente para que analicen la situación de Venezuela. “No hacerlo es ser cómplice de un gobierno autoritario”, añadió.

El también ex congresista aprista señaló que existe “una timidez diplomática” en Torre Tagle para pronunciarse sobre la violencia en Venezuela, luego del incidente entre el ex canciller Rafael Roncagliolo y Maduro. “Todos recordamos que el discípulo de Chávez lo amenazó por decir que una comisión de la Unasur debía supervisar el conteo de votos en las elecciones de abril pasado”, concluyó.

“ENTRE PRIMOS NO SE CRÍTICAN”
Por su parte, el legislador Carlos Bruce, integrante de la Comisión de Relaciones Exteriores, del Congreso calificó de “tibio” el comunicado.

“No se han pronunciado sobre el hecho de que el régimen de Maduro está no solo eliminando las libertades individuales básicas, como la libertad de expresión y el derecho a la protesta, sino que genera violencia desde las altas esferas del poder”, mencionó en comunicación con El Comercio.

Para Bruce, Humala nunca cuestionará a Maduro, porque es “su primo chavista y entre primos no se critican”.

“Tenemos que recordar que el nacionalismo creció al amparo de Hugo Chávez”, acotó.