River Plate se coronó campeón de la Copa Libertadores 2018

Fueron necesarios 120 minutos para conocer al campeón de la Copa Libertadores 2018. Con goles de Pratto,Quintero y Martínez, River Plate venció al rival de toda la vida y se quedó con el título.

River Plate y Boca Juniors jugaron, pelearon, anotaron y emocionaron a todo los que tenían las miradas puestas en el Santiago Bernabéu. Un partido que dejó de cautivar solo a Sudamérica y atrapó a todo el mundo. La final más polémica de la Copa Libertadores dejó a un campeón discutido por las circunstancias que llevaron el partido a Europa, pero merecido por lo visto en los 120 minutos. El título se lo llevó el equipo de Marcelo Gallardo.

Fue en 3-1 contundente, sin atenuantes. River Plate fue de menos a más y Boca Juniors terminó cediendo por el cansancio, una expulsión y la lesión de Fernando Gago en el último tramo del partido. Los 'Millonarios' nunca cayeron en la desesperación, y fruto del orden táctico y el buen juego evidenciaron la fragilidad del rival.

Una final inédita por todo lo que provocó jugarla en Europa, pero destacable por el espectáculo y el comportamiento de ambos equipos. La violencia de los hinchas y la vehemencia de los jugadores esta vez no asomaron en el superclásico. Todo fue fútbol, goles, ganas, entrega, tristeza y alegría. Nada más.

Boca Juniors fue más entrega que fútbol. Y eso esta vez no le alcanzó. El gol fue aprovechar un error del rival que acabó mal parado. Después no pudo ofrecer más. El equipo de Marcelo Gallardo se recompuso y sus dos primeros goles fueron por jugadas elaboradas. Exequiel Palacios, Ignacio Fernández y Ponzio fueron claves para que el orden no se vuelva a perder y arriba Lucas Pratto hizo su trabajo y luego el colombiano Quintero cuando le tocó ingresar.

El tercero vino cuando los 'Xeneizes' ya estaban entregados buscando el empate. Fue la cereza del pastel, la estocada final, el gol que liquidó todo. Todo obra del Pity Martínez. River Plate se llevó la Copa Libertadores 2018. El Santiago Bernabéu vibró con un partido que nunca debió salir de Sudamérica. Y Boca Juniors acabó el partido con dignidad. Difícilmente se vuelva a repetir un partido como este superclásico.