Repsol Rally Team participará en Dakar 2018

En su notable afán de superación el piloto Isidre Esteve, cuya discapacidad no es impedimento para ser competitivo, buscará entrar en el top 20 con una potente camioneta prototipo con los mandos adaptados en el volante

  • El auspicio de  Repsol permite poner a prueba sus productos en las competiciones más exigentes, mejorando la fiabilidad y flexibilidad de los lubricantes para su óptimo funcionamiento.

Repsol presentó al Repsol Rally Team que participará en la competencia Dakar 2018. Su piloto, Isidre Esteve afronta un nuevo desafío: competir de igual a igual con los vehículos oficiales y acabar entre los 20 primeros en el próximo Rally Dakar.

El uso de lubricantes formulados para las condiciones extremas como son los lubricantes Repsol, es un factor crítico para este tipo de competencias y así evitar averías y mayor desgaste por falta de protección entre piezas metálicas.  La competencia Dakar 2018 cuenta con recorridos de cerca de 9,000 kms y se desarrollará a distintas condiciones geográficas pasando desde inhóspitas dunas del desierto a alturas cercanas a los 4,000 msnm.

Repsol comparte los valores de esfuerzo, dedicación, superación, trabajo en equipo e innovación con Isidre Esteve. Esta alianza permitirá poner a prueba los lubricantes a las altas exigencias en competiciones como el Dakar y aplicarlas en el diseño de los productos Repsol,  lo que asegura el óptimo funcionamiento del vehículo en las condiciones más extremas.



En esta oportunidad, el Repsol Rally Team contará con un potente prototipo BV6 con los mandos adaptados al volante. Isidre Esteve afirma “Mi discapacidad ya no me impide ser competitivo de verdad”, como lo ha demostrado en las competencias previas de Baja Aragón y Marruecos, tras haber acumulado casi 4.000 kilómetros a lo largo del año, entre carreras y prácticas.

La positiva experiencia vivida durante el Dakar 2017 también juega a su favor, ya que pudo constatar en condiciones extremas el funcionamiento del Cojín Inteligente, que le permite estar sentado durante muchas horas sin daño físico. “El año pasado pudimos comprobar la eficacia del cojín y que mi discapacidad no representa ningún problema para ser competitivos de verdad. Todo funcionó y por eso ahora podemos olvidarnos de mi salud y centrarnos sólo en ser competitivos”, afirma Isidre que volverá a estar acompañado de su copiloto, Txema Villalobos.