Real Madrid sacó la grandeza y le remontó por 3-1 el partido al PSG

Con doblete de Cristiano Ronaldo y otro de Marcelo, el conjunto merengue le dio vuelta a la serie e irá por su clasificación a cuartos en París.

El Real Madrid se negó a entregar la corona de la Liga de Campeones antes de tiempo ante el PSG, el equipo al que, por inversión y estrellas, se le señala como un posible heredero, y, aupado por un doblete de Cristiano Ronaldo, irá a París con una importante ventaja de 3-1, nada definitiva pero muy importante.

El Real Madrid tiene mucho peso en Europa. Su transformación es absoluta. Y hasta cuando lo está pasando mal y sufre tiene la fortuna y el acierto que acompaña a los grandes en los momentos de la verdad. Como le ocurrió el pasado ante el Nápoles, comenzó perdiendo y acabó venciendo por 3-1.

La fogosidad, como otros tantos encuentros, le duró al Real Madrid media hora y en esta oportunidad no le reportó gol alguno. El cuadro parisino poco a poco se asentó y comenzó a ofrecer balones a Neymar principalmente, perdido de salida en el fragor de las faltas.

El brasileño protagonizó la primera llegada con auténtico peligro del PSG, pero se excedió en los regates y perdió el balón. En la continuación disfrutó el conjunto de Zidane de una gran ocasión con una contra fugaz con pase de Marcelo a Cristiano Ronaldo, cuyo disparo se estrelló en la cara de Areola.

Kylian Mbappé se marchó por primera vez por su banda derecha, envió un centro al área que acabó en Adrien Rabiot tras dejar pasar Edinson Cavani y despejar Nacho Fernández. El internacional francés no perdonó.

Sin brillo, pero con corazón volvió al pulso. Areola volvió a protagonizar una magnífica parada a tiro de un desaparecido Karim Benzema, pero en el saque de córner el árbitro señaló penalti en una acción de Lo Celso sobre Toni Kroos. Cristiano Ronaldo cumplió con su cita con el gol. El luso había marcado en todos los partidos de la presente 'Champions' y no falló para devolver al Real Madrid al partido y a la eliminatoria en un momento clave, justo antes del descanso.

El campeón francés supo capear esa fase de dominio blanco y hacerse de nuevo con las riendas ante un Real Madrid que comenzaba a languidecer en el plano físico y por lo tanto en el juego.

Zinedine Zidane esperó hasta el minuto 79 para dar entrada a Lucas Vázquez y a Marco Asensio en busca de frescura y auxilio en las bandas.

La partida de ajedrez parecía destinada a las tablas. Nada más lejos de la realidad. Asensio fue determinante. Dos centros suyos desde la izquierda obraron la remontada. Cristiano Ronaldo, con fortuna, marcó su gol 101 con la camiseta blanca en la Liga de Campeones, y Marcelo redondeó una noche que devuelve la ilusión al madridismo, aunque tendrá que confirmarla el Real Madrid en el Parque de los Príncipes.